uecko


Cómo elegir tu armario

Antes de nada, habría que puntualizar que el armario ha dejado de ser exclusivamente un espacio donde almacenar la ropa para convertirse además en un componente importante del mobiliario y la decoración de la casa por eso en Uecko queremos darle la importancia que se merece.

Hasta no hace mucho tiempo los frentes de los armarios eran un elemento más a igualar con el resto de la carpintería de una vivienda y en particular con las puertas de paso o el suelo de la vivienda. Hoy en día esta tendencia se ha roto y existen multitud de materiales, acabados y combinaciones posibles, con los que decorar los armarios.

No obstante antes de elegir el tipo de acabado, el comprador debe tener en cuenta el espacio del que dispone para decidir si le conviene diseñar un vestidor o un armario con puertas e interior convencional. En cualquiera de los distribuidores que tiene Uecko un equipo de profesionales altamente cualificados le podrá asesorar sobre la opción que mejor le convenga.

Un vestidor necesita de un hueco con suficiente tamaño para que una persona pueda desenvolverse fácilmente en él. Lo aconsejable es disponer de una pequeña habitación con un espacio mínimo de unos 4 m2 aunque lo recomendable serían unos 8 m2 ó más. Sin duda, lo óptimo es disponer de una estancia independiente del dormitorio pero cercano a él y al cuarto de baño, donde ubicar este vestidor.

En cuanto a los armarios convencionales existen tres tipos de apertura de puertas: correderas, abatibles y plegables. La elección depende del tamaño del hueco del armario tanto de ancho como de fondo así como de los gustos estéticos de cada comprador.

Para armarios con poco fondo, es decir, con una medida interior total de hueco de hasta 600 mm., es recomendable el empleo de puertas abatibles. Para fondos de tamaño superiores a 700 mm. es indiferente el uso de puertas abatibles, correderas o plegables. Hay que tener en cuenta que para que se pueda colgar la ropa con suficiente holgura y que no choque con las puertas se debe de disponer de un fondo útil de 600 mm. En caso contrario, siempre habría que ir a puertas abatibles y si queremos colgar ropa habría que usar barras de colgar telescópicas (extraíbles).

Para armarios que tengan un ancho de hasta 1.100 mm. es recomendable el uso de puertas abatibles o plegables y nunca correderas. Para medidas de ancho superiores es indiferente, aunque lo común es poner puertas correderas. Existe cierta tendencia, si el espacio lo permite, a poner puertas de medidas considerables, hasta 1.200 mm. ó más.

También un factor a tener en cuenta a la hora de elegir el tipo de apertura de puerta es la ubicación del armario dentro de la habitación dado que en el caso de las puertas abatibles y en menor medida plegables pueden interferir con el resto del mobiliario del dormitorio.

En cuanto a los acabados, en Uecko y debido a las tendencias del momento, estamos aconsejando los cristales lacados con brillo o mates, junto a perfiles de aluminio, aunque también existe cierta predisposición a combinar las lacas con los barnizados.

No obstante hay que considerar que existen frentes con acabados en melamina cuya opción es más económica que el resto de acabados y sin que por ello se tenga que renunciar al diseño innovador que caracteriza a Uecko.

En cuanto a los interiores de los armarios los materiales empleados habitualmente son las melaminas por economía ya que los acabados barnizados o lacados pueden llegar a ser considerablemente más caros.

El mercado exige cada vez más ir a grosores de 25 mm. ó más con melaminas claras y lisas, aunque lo cierto es que también existe una demanda creciente de tonos oscuros como pueden ser los acabados en nogal o wengué.

La distribución interior básica depende del uso que se vaya a dar al armario. No obstante y tratando de generalizar, para un armario pequeño lo mínimo que debe de disponer es un hueco para ropa larga, un hueco para ropa corta y un módulo de cajones.

Para el mejor aprovechamiento de los cajones es aconsejable que las guías sean de extracción total, facilitando con ello el acceso al fondo de los mismos e incluso para los más exigentes se pueden usar las guías con freno.

Por último, es aconsejable disponer de un hueco de baldas para prendas dobladas. Y si disponemos de más espacio, los armarios se pueden completar con infinidad de complementos, desde zapateros extraíbles, hasta baldas deslizantes o inclinadas, cestos para la ropa sucia, espejos extraíbles, corbateros, cinturoneros, etc.

En todo caso, siempre es recomendable cuando alguien decide renovar su armario se deje asesorar por un experto. En cualquiera de los distribuidores Uecko, Vd. encontrará un especialista quien, tras un breve estudio, diseñará el armario que más se adecue a sus necesidades.